El portavoz de la Comisión de Hacienda del Grupo Parlamentario Socialista, Antonio Ramírez de Arellano, ha dicho este sábado que el Gobierno andaluz del PP y Ciudadanos ha heredado una administración «saneada y solvente».

Ramírez de Arellano, que fue consejero de Economía, ha indicado en un comunicado que el consejero de Hacienda, Juan Bravo, «reconoce» que el gobierno bipartito «está gestionando una administración autonómica saneada y solvente, que dispone de más de 3.000 millones de euros, gracias a la gestión del anterior gobierno socialista, que ha sido valorada positivamente por todos los organismos competentes».

El diputado socialista respondía así a las declaraciones de Bravo, que ayer viernes dijo que la Junta de Andalucía tiene en la cuenta bancaria 3.000 millones de euros y lamentó que a pesar de esos fondos a la Administración autonómica le han embargado y subastado inmuebles por las «torpezas» en la gestión de los socialistas.

Ramírez de Arellano recuerda que, en la cuestión de deudas cruzadas de la Junta de Andalucía con otras administraciones, por ejemplo locales, «tarea que ya estaba en marcha con el anterior gobierno, el consejero de Hacienda deberá atenerse a lo que dictaminen los Servicios Técnicos y los Servicios Jurídicos de la Junta de Andalucía, que actúan defendiendo los intereses de la administración autonómica, sin consideraciones políticas».

Estas afirmaciones están claramente alejadas de la realidad ya que la deuda andaluza asciende a entorno 35000 millones de euros solo del primer trimestre de este año, siendo una deuda que ha ido aumentando progresivamente durante los años mientras se hacían diferentes planes de “reurbanización” de la ciudad en una ciudad donde existen 22000 viviendas vacías.