Fuente: el Confidencial

El pasado miércoles unos 300 inmigrantes trataron de cruzar la valla de Ceuta con intención de llegar a España, aunque solo 116 lo consiguieron. El Gobierno “del cambio” de Sánchez, el mismo que prometía acoger a los migrantes de Aquarius, y posteriormente se retractaba, ha activado un tratado de 1992 donde se relata que Marruecos debe aceptar aquellos migrantes que accedan a España y sean detectados en los 10 primeros días desde su llegada.

El ministro de interior asegura que la reactivación de dicho tratado es fruto de la gran relación que existe con el país vecino en materia migratoria. Afirma también que ninguno de los inmigrantes ha solicitado asilo, aunque no ha mencionado que se les haya ofrecido dicha opción, o que dejaría unos resultados muy sorprendentes si todos ellos la hubieran rechazado. Tan solo dos posibles menores de edad han permanecido dentro de las fronteras de la Ciudad autonómica.

Debido a la promesa del envío de más fondos por parte de la Unión Europea, desde el Gobierno marroquí se ha impulsado las redadas contras los migrantes situados en la zona norte del país con la intención de traspasar la frontera, las cuales han provocado la muerte de dos jóvenes, uno de ellos menor de edad.

Interior recalca también la situación en la que se encuentran, ya que estos han entrado de manera ilegal y violenta, a diferencia de los llegados en patera, pues la ley internacional obliga a acercar a la embarcación hasta el puerto más cercano.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.