El gobierno sostiene que el recurso que presentó la familia Franco no tiene ya fuerza para seguir adelante, y considera también que una vez el Tribunal Supremo ha avalado “en sentencia firme y directamente ejecutable” la exhumación será imparable.

Un alto ejecutivo que forma parte del procedimiento descarta que la suspensión cautelar que se puso en marcha en febrero por el juez de lo Contencioso Administrativo de Madrid José Yusty sobre el informe del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial que autorizó el proyecto de las obras de exhumación pueda obstaculizar los trabajos.

Este mismo ejecutivo afirma que este magistrado no tiene competencias para suspender una decisión del Consejo de Ministros y menos cuando éste está avalado por el Tribunal Supremo. Este martes, la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo anunció que la intención del poder ejecutivo es proceder con la exhumación cuanto antes.