La sanidad universal, de la que tanto eco se ha hecho el Gobierno de Sánchez, al parecer, deja fuera a padres extranjeros de españoles con permiso de residencia en el país por reagrupación familiar.

A pesar de la derogación de la exclusión sanitaria, reforma llevada a cabo por el Gobierno de Rajoy, el Ejecutivo ha marginado a este colectivo, manteniéndolo como uno de los perjudicados.

Los padres extranjeros deben contratar un seguro médico privado para poder obtener el permiso de residencia en España por reagrupación familiar, siguiendo la demanda del Gobierno. No obstante, a veces sus pólizas no cubren tratamientos de enfermedades graves, como el cáncer, y ellos no pueden permitirse financiarlos por sus propios medios.

El Instituto Nacional de Seguridad Social, para denegar la sanidad pública a estas personas, se escuda en el Real Decreto 7/2018 que asegura el acceso a “las personas extranjeras que tengan establecida su residencia en el territorio español” pero bajo unas condiciones, entre las que se encuentra “no tener la obligación de acreditar la cobertura obligatoria de la prestación sanitaria por otra vía”.

Varias familias de inmigrantes han acudido ya a la Justicia, y al menos 40 sentencias han condenado los argumentos amparados en la Ley de Extranjería, bajo los que el Gobierno protege su falsa “sanidad universal”.