Al igual que el año pasado, el homenaje que iba a tener lugar en la plaza del ayuntamiento de Iruña-Pamplona en recuerdo a los cinco luchadores antifascistas que fueron fusilados el 27 de septiembre de hace 44 años (1975), ha sido prohibida por la Delegación del Gobierno, por supuesto “enaltecimiento al terrorismo y humillación a las víctimas”.

El homenaje que organiza año tras año la organización Ahaztuak (Olvidados en Euskera) en varios sitios del País Vasco y Navarra, es normalmente permitida pero en algunos casos, como éste, ha sido vetada. 

De hecho, los homenajes realizados en el cementerio de Zarautz, Derio y Vitoria-Gasteiz han sido aprobados y han transcurrido sin ningún problema, y en 2017 el homenaje se realizó en el mismo sitio donde ha sido prohibido desde entonces.

En base a un informe de la Jefatura Superior de Policía de Iruña, prohíben la concentración por ser una convocatoria que viene acompañada de un cartel, en el que aparecen las fotos de los 5 militantes antifranquistas asesinados el 27 de septiembre de 1975 a quienes se quiere homenajear.

La Policía española afirma que esta convocatoria supone “un menosprecio y humillación a las víctimas y sus familiares”, y que pudiera ser constitutivo de “un delito de enaltecimiento del terrorismo”.

Según la organización Ahaztuak, el modelo del estado español fomenta la impunidad sobre los crímenes y actos de genocidio que se cometieron en la dictadura fascista; y que para lo que algunos supone una apología a la lucha antifascista, para otros y para la Delegación del Gobierno español en Navarra supone favorecer los comportamientos terroristas.