La Fiscalía de Ceuta ha recurrido la decisión del Juzgado de Instrucción número 6 local de procesar a los 16 guardias civiles por los presuntos delitos de homicidio imprudente y denegación de socorro en su actuación el 6 de febrero de 2014 en la playa del Tarajal, donde 15 migrantes murieron ahogados intentando bordear la playa mientras las fuerzas de seguridad desplegaron el material antidisturbios.

La semana pasada la magistrada ordenaba procesar a los guardias civiles por las muertes de los 15 migrantes puesto que pudieron “contribuir, co-causalmente, a título de imprudencia, a la muerte por ahogamiento” y “podían haber intervenido en su auxilio y se abstuvieron de hacerlo sin causa que justifique su omisión”.

Según los testigos localizados, cuando se arrojaron al agua los guardias lanzaron “cartuchos rojos” y “botes de humo o gases”, además de colocar varias embarcaciones como barrera para impedir que avanzaran y llegaran a la orilla.

Sin embargo, la Fiscalía recurre ante “falta de concreción de los hechos imputados” y pide que se archive el caso. Además, alega que el auto “no consta en la causa motivación suficiente que permita imputar, al menos provisionalmente, los hechos concretos que revistan indiciariamente naturaleza delictiva y que se atribuya a los investigados”. 

Mientras, los abogados de los guardias basan su defensa en que “los miembros de Guardia Civil cumplieron con su deber de impermeabilizar la frontera, y no puede considerarse esto como constitutivo de infracción criminal”.

A pesar de que la causa se archivó en 2015 y fue sobreseída de nuevo en enero de 2018, las dos veces la Audiencia revocó los autos argumentando que se debían escuchar las declaraciones de los testigos encontrados, pero la Fiscalía se opuso en ambas ocasiones a los recursos.