El ministerio de Hacienda ha comunicado el viernes su propósito de imponer una novedosa tarifa determinada al transporte aéreo y un nuevo impuesto para aumentar el precio de los productos de plástico encargados a la protección de la conservación de alimentos y materias.

Con más detalle, han lanzado ante el público general mediante su web varias propuestas sobre estos impuestos para que sean evaluados por las distintas organizaciones y asociaciones que pudieran ser perjudicadas para que expresen su opinión sobre esta medida, al igual que cualquier persona, con 15 días de plazo.

El Ministerio argumenta que dichas propuestas se explican dentro de un contexto internacional sobre apoyar el medio ambiente para ponerle freno al cambio climático, evolucionar a una transición energética sostenible y sustentar la incorporación y la utilización de tecnologías favorables a la conservación del medio ambiente.

Esta serie de medidas son promovidas por las obligaciones y peticiones de la Comisión Europea, ya que ha destacado en varios estudios que España tiene cierto grado de actuación deficiente en medidas económicas medioambientales.

Según estudios de la Organización de Aviación Civil Internacional, han crecido las contaminaciones en las últimas décadas un 185%. El fin de este impuesto es promover la utilización de medios de transporte más beneficiosos para la conservación del medio ambiente y que funcione como aliciente para encontrar nuevas técnicas y energías menos agresivas. Estos impuestos están siendo utilizados ya en países como Alemania, Reino Unido, Holanda, Austria o Francia.

Por su parte, las medias de plástico, cada año en los mares de la UE se depositan entre 150.000 y 500.000 toneladas de plásticos.