openarms hipocresia solidaridad
Fuente: el diario.es

El 6 de agosto el gobierno de Pedro Sánchez ha dado luz verde al buque de Open Arms que desembarcara con sus tripulantes y 87 inmigrantes y refugiados que fueron rescatados en el Mediterráneo. Puede que ahora diferentes personalidades políticas del Parlamento corran hacia el puerto de Algeciras, para fingir falsa empatía copiando el ejemplo de Pablo Casado.

Para desgracia de muchos, las patrullas y barcos de rescate no dan abasto para ayudar a familias que sufren el expolio de sus recursos o de las guerras en sus países y que se ven abocados a huir de sus países de origen.

“A menos de 24h de llegar a costas españolas seguimos sin puerto donde desembarcar. Después de huir de países de infierno, jugarse la vida y 4 días de travesía a bordo, ¿Ahora qué? ¿Qué les decimos? Sólo somos socorristas en un barco de salvamento que les salvamos la vida”.

Estas palabras de los tripulantes del Open Arms muestran como el desamparo y el abandono de la población inmigrante es la realidad del día a día y que la excepción de la “ayuda” es solo para desencadenar una maquinaria de propaganda para echarse una foto por parte del circo político.

¿Cómo será capaz el gobierno “socialista” de dar cobijo y trabajo a estas familias trabajadoras? Una más al saco de las cientos de preguntas sin respuesta por parte del gobierno actual, y es que la importancia es la de mantener una “cara amable”, como si desembarcar en España fuese el fin de todos los problemas.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.