El sector andaluz de la hostelería ha calificado las medidas que contempla el plan de desescalada del Gobierno central como un “suicido generalizado” para el gremio hostelero negando así que los empresarios del citado sector vayan a poder abrir sus establecimientos ante las condiciones anunciadas este pasado martes por el jefe del Ejecutivo central, Pedro Sánchez.

El presidente de la Federación Andaluza de Empresarios de Hostelería, Francisco De la Torre, ha subrayado que su reacción al conocer el plan fue de “incredulidad” al ser una opción “inviable” para el sector hostelero. Como ejemplo, ante la opción de ocupar el 30 por ciento del aforo total de un establecimiento, De la Torre ha previsto que “no se podrán mantener los gastos”.

En ente sentido, ha explicado que el sector deberá hacer frente a gasto de personal, proveedores o alquiler del local, entre otros muchos, por lo que la opción más viable que ven desde la Federación Andaluza de Empresarios de Hostelería es “no abrir”. “No nos podemos permitir abrir en esas condiciones”, ha zanjado el representante del sector andaluz quien ha reprochado además al Gobierno central que “no haya matizado las medidas”.

A todo ello se suma, a su juicio, que la administración central haya hecho “oídos sordos” pese a la mano tendida de la hostelería para la confección de medidas para la desescalada. Así, desde la Federación Andaluza de Empresarios de Hostelería reclamaban la exoneración de gastos, flexibilidad al alquiler o en los expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE).

Pese a esta situación, Francisco De la Torre ha apuntando que si se flexibilizan aspectos como el aforo “podrían valorar” de nuevo si sería viable la apertura de los establecimientos. Mientras tanto, ha augurado una “cascada de cierres” que afectará igualmente al resto de sectores que trabajan de la mano con la hostelería, como a agricultores o ganaderos. “Es un suicidio generalizado”, ha concluido.