La huelga, convocada por los principales sindicatos mayoritarios del país, en protesta contra las políticas económicas del presidente Mauricio Macri, ha tenido un seguimiento muy elevado sobretodo en el sector público y de transportes y  conseguido paralizar el país.

La jornada de huelga del pasado miércoles 29 es el quinto parón desde 2015 como forma de presión contra las políticas económicas del actual presidente. Diferentes sectores siguieron el parón: los trabajadores del gremio aeronáutico, es decir los empleados de Aerolíneas Argentinas, lo que ha provocado la cancelación de 330 vuelos y el bloqueo de una de las principales vías de comunicación del país. A esto se le sumaron la paralización de los puertos, del metro de Buenos Aires, de los trenes, autobuses y el transporte de carga, gracias al apoyo e influencia del sindicato de camioneros. Además, el parón también afectó los sectores de la enseñanza media y superior y en la sanidad, que reducirían sus servicios solo a emergencias.

También se ha organizado, por parte de varios grupos de izquierda, el bloqueo de diversas rutas en los accesos a la capital. En uno de los estos los manifestantes fueron reprimidos por la policía mediante gases y pelotas de goma. Sobre estos hechos, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich ha declarado:”Estamos hartos de los paros”, especificando,”Esto ya es como una especie de rutina. Le impiden a la gente que viaje. Es una situación en contra de la libertad y el trabajo”.

Según indican los sindicatos (entre otros,el sindicato de camioneros, el Frente Sindical por el Modelo Nacional, la Corriente Federal de los Trabajadores, la CGT, las dos CTAs, la Multisectorial 21F); Los parones son una muestra de oposición a las políticas de corte liberal del gobierno actual y del FMI, todo esto bajo la consigna de: «No nos queda otro camino. Plan de lucha. Paro General. La política económica debe cambiar»

“Es el paro más fuerte y de mayor contundencia en la era de Macri, gracias a que lo convocamos todas las centrales de trabajadores y lo apoyaron todas las organizaciones empresariales, pymes, más todos los movimientos sociales del país”, asegura Hugo Yasky, secretario general de la CTA, uno de los sindicatos convocantes.

Pablo Moyano figura reseñable del sindicato de camioneros, pronosticó  en declaraciones a una radio local ( Radio 10) que: «El paro del martes va a ser de los más importantes de los últimos años, la gente está re podrida»

Por su parte el presidente, Mauricio Macri no ha hecho aún declaraciones, y el ministerio de hacienda se ha limitado a declarar que el parón ha significado la pérdida de 40.000 millones de pesos.