Fuente: Anas Aldyab.

Basad Al Assad, junto a todo el aparato burocrático y militar del Estado y el apoyo de Turquía, continua la escalada hacia el dominio total del territorio sirio. Hasta ahora, resultó fácil para la coalición turco-siria acabar con la oposición y demás fuerzas que luchaban por este mismo control. Sin embargo, los combatientes del pueblo kurdo han sido una excepción, tanto su resistencia militar como política hace frente al régimen sirio, reforzando sus filas y apoyos internacionalmente. Idlib es la fortaleza de la resistencia kurda, todo lo que le falta a Al-Assad para tener el control decisivo sobre Siria.

El bastión insurgente está prácticamente rodeado por las fuerzas del régimen y hace frontera con Turquía, los primeros movimientos de cada parte anuncian el estallido inminente del conflicto. La fuerza de esta ciudad reside en que se ha convertido en el refugio de todos aquellos que padecen las miseras de la guerra, que se ven obligados a abandonar su casa. Durante meses, los acuerdos de rendición que combatientes y civiles deben aceptar tras las victorias del gobierno sirio, suelen incluir una gran flota de autobuses que traslada a los elementos más conscientes y peligrosos a Idlib (un total de 2,5 millones). Estos movimientos son directamente apoyados por Rusia, su última jugada, en Guta: 2.000 asesinados y el 70% de la población trasladada a Idlib.

Esta semana se celebrará una cumbre entre Rusia, Turquía e Irán, pues la llegada masiva de población, las intenciones de Al- Assad y el oportunismo del terrorismo yihadista suponen una amenaza para los intereses de Turquía, que podría mermar sus alianzas con Rusia. El presidente sirio ya ha anunciado que Idlib es su próximos objetivo, pese ala presencia de fuerzas turcas, los bombardeos sobre la ciudad aumentan lentamente.

Los estadounidenses no han tardado en tomar parte en este conflicto, advirtiendo de una seria preocupación por la utilización de armamento químico por parte de Assad, ante lo cual anuncian una respuesta militar contundente. Rusia legitima totalmente esta posición, a la espera de la entrada en el conflicto de ciertas potencias europeas que eleven la disputa a nivel internacional. Estados Unidos ya a desplegado un buque con 28 misiles y Rusia 13 buques de guerra. La situación interna de Idlib es aún mas tensa, con el doble de población, recursos mínimos y combatientes de facciones enemigas que han ido llegando de cada ciudad conquistada por Al-Assad. En el conflicto que se avecina será decisiva la fuerza del pueblo sirio y la dirección de los kurdos que, pese a los intereses de las potencias, continua ostentando el poder en el territorio.