Pablo Iglesias, en una entrevista a TVE, ha hablado de la crisis sanitaria, donde ha admitido que no ha habido un suministro adecuado ni de mascarillas ni de respiradores para hacer frente a la crisis, pero ha querido añadir que “nadie estaba preparado” para esta emergencia, haciendo referencia al resto de países.

Ha reconocido que “no hemos tenido capacidad en tiempo necesario para que todo el mundo tuviera mascarillas y en los hospitales hubiera respiradores” y que “esto hay que reconocerlo con toda humildad”, también ha querido destacar los aspectos positivos de la gestión del ejecutivo. Ha señalado que hay aspectos que “se han hecho bien”, que el país debe “estar orgulloso” del personal sanitario, de los trabajadores encargados del abastecimiento y de las Fuerzas de Seguridad del estado, así como que la OMS ha apreciado la medidas del confinamiento impuestas.

El vicepresidente ha opinado que “no puede ser” que España no pueda autoabastecerse de los equipos médicos necesarios por su cuenta y haya tenido que recurrir al mercado internacional, el cual ha tildado de “especulativo”. Igualmente ha hablado de que el gobierno debe ser humilde y aún los aspectos positivos deben “ser autocríticos”. Para el vicepresidente la conclusión principal es la de que se necesita una mejor sanidad pública.

Finalmente sobre el cese del confinamiento ha declarado que se están viendo resultados y que este se irá eliminando progresivamente, que no llegaremos “pronto” a “una situación de normalidad como en diciembre”.