El líder de Podemos sigue su campaña electoral en el norte del país de cara al 28A. Esta vez se ha acercado a Gijón con el fin de hablar con el comité de empresa de la fábrica avilesina de Alcoa. Pablo Iglesias se ha comprometido a situar la política industrial como tema prioritario en la siguiente legislatura.

Iglesias asegura que el aluminio será considerado una materia prima estratégica si su partido forma parte del próximo gobierno. Así, el líder de Podemos trata de ganarse el voto de los obreros industriales de cara a las próximas elecciones.

Podemos apuesta por un discurso oportunista de cara al 28 de abril. Después de desmovilizar las huelgas y conformarse con un sillón en el Parlamento, tratan ahora de hacer creer a los trabajadores que su partido apuesta por el sector industrial, sector económico que está siendo un punto controvertido durante las presentes elecciones.

Podemos, incapaz de hablar de nacionalización, apuesta por tutelar la venta de la empresa a manos privadas. Una privatización que solo supondría un problema, ya que la búsqueda insaciable de beneficios solo empeora la situación de los trabajadores. Las “políticas del cambio” son las mismas que PP y PSOE procesan hoy día. No hay nada nuevo en Podemos, solo un discurso progre con el único fin de captar votos.