El primer submarino de misiles balísticos nucleares de la India, el INS Arihant, fue puesto en funcionamiento por parte del ejército indio durante los últimos días, completando así la tríada nuclear del país que está viviendo en los últimos meses.

El nuevo elemento sumergible del arsenal indio desplaza 6000 toneladas y porta misiles capaces de alcanzar el territorio chino en toda su profundidad, lo que se traduce en una clara declaración de intenciones a China en plena guerra comercial.

El primer ministro indio, Narendra Modi, anunció este lunes: “en una época como esta, una disuasión nuclear fiable es la necesidad que nos dicta el tiempo. El éxito del INS Arihant da una respuesta adecuada a quienes recurren al chantaje nuclear”, dijo. De este modo, mientras India se ha estado autodenominando partidaria de la desnuclearización internacional mediante un pacto, por otra parte vemos como no cesa el aumento de su armamento militar encontrándonos así en una carrera nuclear y militar entre las distintas potencias imperialistas en su carrera por la influencia y hegemonía mundial.

En pleno conflicto entre las potencias mundiales nos encontramos con una serie de estrategias por parte de cada país que hace que en muchos casos las supuestas potencias aliadas entren en conflicto entre ellas mismas; esto es lo que ocurre entre la India y China, que pese a haber estado yendo en muchos casos en bloque también salta la tensión entre ambas en lo que se refiere a las relaciones económicas, lo cual se ha ido materializando en una creciente militarización de ambas paralelamente a una creciente tensión.