El Instituto Nacional de Estadística publicó el pasado día 25 de julio la Encuesta de Población Activa (EPA) sobre el segundo trimestre de 2019, informe en el que se refleja que del total de 19.804.900 ocupados, hasta 14,6 millones trabajan en el sector servicios.
Además, este mismo jueves 8 de agosto, el INE informaba de que la producción industrial en junio caía un 1’8% con respecto al mismo mes de 2018, manteniendo así la tendencia decreciente de los últimos años.
Pese a que el informe del Índice de Producción Industrial (IPI) refleja cierto crecimiento, concretamente del 1’8% en julio, en la evolución anual de la actividad productiva la variación mensual del IPI es de menos 0’2%, 0’5 puntos inferior a la observada en el mes de mayo, lo cual refleja que el sector no cesa de perder empleados así como productividad con respecto a meses y años anteriores.
Según los datos publicados por el INE, en este último mes el número de trabajadores ocupados en los sectores de la industria y de la construcción ha descendido considerablemente, estableciéndose en los 2’7 millones de ocupados, el 14%, en industria; y en los 1’2 millones, 6’5%, en caso del sector de la construcción.
Mientras tanto, el sector servicios se mantiene al alza creciendo en 1,1 millones de ocupados en julio, superando los 14,9 millones de ocupados en este sector, es decir el 75% de un total de 19,8 millones de trabajadores en España.
Por otro lado, el sector de la agricultura desciende hasta los 809 mil ocupados, un 4% del total, haciendo de éste un sector totalmente sujeto a la temporalidad de las cosechas.
Estos son los datos que reflejan la realidad en la que nos encontramos, siendo España un país dedicado en su práctica totalidad a los servicios, donde se ha abandonado casi por completo la industria, la construcción y la agricultura.