Gracias al mercado liberalizado la compañía energética Endesa ha obtenido un aumento de beneficios netos del 10%, unos 1.193 millones de euros más que el anterior año en las mismas fechas. Estos desorbitados ingresos se deben al gran aumento de los precios de las materias primas energéticas, lo que se traduce en un aumento de las facturas de los hogares en el ámbito eléctrico y del gas. En septiembre de este año las inversiones brutas de la empresa ascendían a 866 millones de euros, un 37% más a causa de la inversión en construcciones eólicas y fotovoltaicas.

Mientras Endesa, compañía que gestiona recursos energéticos que repercuten en gran medida en los hogares, obtiene estos beneficios, en España hay cerca de 19 millones de personas que sufren de pobreza energética, familias que se ven obligadas a pasar frío en invierno al no poder pagar las facturas del gas, el precio del cual se incrementó un 8% este pasado mes de octubre.

Año tras año los monopolios energéticos generan enormes beneficios a costa de encarecer las facturas al llegar el inviernl, cosa que obliga a millones de familias a pasar frío en esta época. Esta es una realidad que los trabajadores españoles sufrimos cada año, de hecho, este invierno se verá incrementado ya que, con el gobierno de Pedro Sánchez, el precio de la electricidad está en máximos anuales, siendo un 35% superior respecto al año pasado. Lo mismo ocurre con el precio del gas, que también se ha visto incrementado un 10% respecto al año anterior. Todo esto nos hace preguntarnos dónde está el cambio que nos prometieron.