El Juzgado número 1 de instrucción de Barcelona está investigando actualmente el presunto desvío de subvenciones públicas recibidas por la Asociación Igman, afines al CDC, pudieron utilizarse para financiar el ‘procés’ o al expresidente de la Generalitat. 

Según han publicado varios medios de comunicación, en seis años se han desviado cerca de dos millones de euros de las cuentas públicas. 

También se investiga en la causa si “con disposiciones de fondos públicos, obtenidas de forma irregular, se benefició a ciertos partidos o personas concretas de forma injusta”, vinculados al proceso soberanista según el documento. 

Los investigadores aseguran que existe cierta participación de Terradelles en “acciones relacionadas con la política exterior y contacto con personalidades extranjeras para el apoyo en Rusia sobre el procés”. 

Esta investigación se inició por diversas quejas de varios técnicos de la Diputación, entregando una serie de documentos de forma anónima. Gracias a ello, se constató que las subvenciones que originariamente estaban ligadas a las ONGs, ahora se concedían a fundaciones y entidades relacionadas con CDC.