Este martes, las autoridades de Irak han anunciado la muerte de nueve presuntos yihadistas, en varias operaciones llevadas a cabo en el país dirigidas por el gobierno, tras el reciente aumento de los ataques por parte del Estado Islámico en el territorio.

Sabemos, gracias a las indicaciones del Centro de Información de Seguridad, que cuatro sospechosos han muerto en un bombardeo en el área de Hamrin, que se encuentra en la provincia de Diyala, según dice Al Sumaria, la cadena de televisión iraquí.

Además, el Ministerio de Defensa ha señalado que tres supuestos miembros del Estado Islámico, incluido entre ellos un comandante del grupo yihadista, han muerto en una operación en la ciudad de Hauiya, situada en la provincia de Kirkuk, dirigida por las autoridades de Irak.