La exdirectora del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), Consuelo Ciscar, ha cometido presuntamente un fraude millonario con la obtención de reproducciones de obras del escultor Gerardo Rueda. 

Se confirman también los indicios criminales de otros dos investigados relacionados con el caso, el ex director económico administrativo del IVAM y el hijo del artista. Estos hechos fueron denunciados en 2015 por la Fiscalía Anticorrupción.

La compra de 58 reproducciones de las obras de Gerardo Rueda se realizó con dinero público. La cúpula del IVAM es la responsable de esta compra, que fue adquirida junto a 40 obra del mismo escultor por un valor de 2.944.325 euros. A parte, el IVAM pagó 512.524 euros a una fundación privada para fundir 44 de las obras.

Otros 720.000 euros fueron desembolsados para promocionar las piezas de forma indebida, con la colaboración del hijo de Rueda, que también era su heredero. 

El procedimiento abreviado de las diligencias puede ser recurrido, ya que se consideran delito continuados de malversación de caudales públicos, prevaricación administrativa y falsedad de documento oficial.