La denominada jornada a la carta, presente en el artículo 34.8 del Estatuto de los Trabajadores, se podrá hacer extensiva también a aquellos casos en los que el trabajador haya solicitado una reducción de jornada que le permita la conciliación laboral y familiar.

A pesar de que muchas empresas continúen negando a sus trabajadores las solicitudes de cambios de horario y que el artículo 37.7 del ET establezca que la concreción del horario deberá realizarse dentro de la jornada ordinaria que se viniera disfrutando, uno de los Juzgados de lo Social de Madrid ha fallado a favor de una reducción de jornada laboral en la que se establecía un horario diferente al que se tenía previamente.

La demanda contra la empresa había sido interpuesta por una de las cajeras que trabajaba en el establecimiento y a la cual se le había negado la posibilidad de un cambio de horario tras la reducción de jornada solicitada por su reciente maternidad.

El juez que ha dictado la sentencia asegura que, si se ha incorporado como derecho subjetivo la adaptación de la jornada laboral, resultaría un absurdo no hacer extensible dicho derecho a aquellos casos en los que el trabajador solicita una reducción de horas, debido a que está sacrificando parte de su salario.

Por ello, el fallo determina que dicho artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores debe interpretarse a partir de la nueva redacción del artículo 34.8. Así mismo, según dictó hace varias semanas el Tribunal Superior de Justicia de Galicia y en relación a la jornada a la carta, cabe destacar que la conciliación de la vida personal y laboral es un “derecho personalísimo” por el cual el empleado no está obligado a demostrar la imposibilidad de la conciliación cuando solicite la adaptación horaria.