El tope salarial que impusieron a Juan Espadas Podemos e IU en el anterior mandato a cambio de la Alcaldía ha pasado a la historia.

El acuerdo con los partidos de izquierda obligó a Espadas a fichar a sus personas de confianza para la gestión de Tussam, Lipasam, Emvisesa o Emasesa ofreciendo un sueldo tope de 50 000 euros, ya que Podemos e IU le obligaban a que todos los directivos cobraran menos que el primer edil. Esta situación condicionó las incorporaciones, pues la mayoría de los fichajes que se hicieron procedían de empresas en las que tenían salarios superiores. El alcalde ha decidido romper esta regla y las incorporaciones que se lleven a cabo en este mandato ya no tendrán que ajustarse a esos límites.

De hecho, el recién fichado gerente de Urbanismo Rafael Márquez Berral tendrá un sueldo próximo a los 80 000 euros. Esa cantidad sigue estando por debajo de la que ingresará Espadas tras la subida de sueldos de hasta un 40% acordada en el Pleno de organización del Ayuntamiento, que revisó los salarios de todos los concejales de la Corporación, congelados desde 1991. El resto de gerentes no tendrá una revisión de sus nóminas, por lo que sus ingresos también seguirán siendo inferiores a los de Espadas Pero aunque la intención del alcalde es que nadie cobre más que él, la norma se ha revocado.

Lo cierto es que en esta disputa Juan Espadas ha terminado optando por una medida intermedia: ni pagará sueldos que impiden fichar a buenos gestores, ni dejará que nadie cobre más que él. Pero esto solo se ha podido llevar a cabo gracias a su propia subida.

Es decir, en el límite de retribuciones que se plantea en este caso de la Gerencia de Urbanismo, el tope volverá a ser el sueldo del alcalde, aunque ahora será solo una regla no escrita. Los sueldos, además, no serán iguales en todos los consejos y y órganos autónomos y «cada caso se mirará de forma específica siempre con el tope máximo del sueldo de alcalde», según explican fuentes municipales, que inciden en que no se trata de «una revisión general», sino que «cada caso tendrá un tratamiento especial y por ahora sólo hay uno definido claramente, que es el del gerente de Urbanismo, que estará cerca del alcalde aunque por debajo». «El resto no están aún definidos y algunos se van a quedar más cerca de como están ahora que de los datos del alcalde».

Teniendo en cuenta que los planes integrales aprobados por él en su anterior legislatura no se han completado, ni al 30%; pese a haber agotado el presupuesto destinado para los mismos, parece que los grandes salarios de los alcaldes y concejales siguen siendo prioritarios, mientras en Sevilla se encuentran 6 de los 15 barrios más pobres de España.