Los parados de larga duración se enfrentarán el 1 de enero de 2020 al recrudecimiento de su acceso a las pensiones de jubilación, debido a que no hay novedades para la “cláusula de salvaguarda”, que fue ampliada por Pedro Sánchez hasta dicha fecha después que el gobierno de Rajoy pusiera fin a esta ventaja en enero de 2019. 

La mencionada “cláusula de salvaguarda” fue introducida por el Gobierno socialista tras la reforma de las pensiones llevada a cabo por José Luís Rodríguez Zapatero.

Esta reforma, efectuada en el año 2011, atrasaba la edad de jubilación a los 67 años, exigía más años de cotización y restringía la jubilación anticipada. 

Por ello, con esta cláusula, todas las personas que antes del año 2011 habían sido despedidas, que habían perdido su empleo por un ERE o por acuerdos de salida ya pactados, y que continuaban en situación de desempleo al llegar a la edad de jubilación, podían jubilarse en base a la legislación anterior, la cual era más beneficiosa. 

A pesar de que en su inicio la medida no tenía fecha de finalización, fue Rajoy quién estableció que tan sólo podrían adherirse a ella quiénes se jubilaran antes del día 1 de enero de 2019. 

No obstante, durante el gobierno de Sánchez se acordó ampliar la fecha de finalización un año más, mientras se realizaba un estudio sobre el tema. 

Ante la falta de noticias sobre el mencionado estudio y al no haberse formado todavía Gobierno, muchas de las personas afectadas están planteándose solicitar el subsidio antes de finales de año para poder beneficiarse de la cláusula. 

Sin embargo, al adelantar la edad de jubilación verán disminuida la pensión hasta un 30% (lo que suponen hasta 2000 euros al año), el mejor de los casos, ya que otras personas no cumplen todavía los requisitos para poder jubilarse con lo que, en el momento que se les termine la prestación pactada en el ERE, tampoco tendrán pensión.