Este lunes 15 de octubre ha arrancado el juicio en la Audiencia Nacional contra dos militantes comunistas del Partido Marxista-Leninista (Reconstrucción Comunista), y tres exmilitantes del mismo por su colaboración con el pueblo kurdo en su lucha contra el Daesh. La fiscalía pide hasta nueves años de cárcel para parte de los acusados. Las variopintas acusaciones, carentes de pruebas contundentes, van desde tenencia de explosivos hasta organización criminal, han dejado perplejos a gran parte del espectro de la izquierda más solidaria.

Tras la celebración de la primera sesión del juicio, más de 200 personas han esperado a las puertas de la Audiencia Nacional a los dos miembros del PML(RC) acusados, coreando cánticos como la Internacional Comunista, con una pancarta con el lema “Es muy difícil destruir a quien no está dispuesto a rendirse”.

A lo largo de la mañana, la jueza ha inquirido sobre los temas en los que se sostenía la acusación del denunciante: diferentes conversaciones privadas de Whatsapp entre los que figuraban grabaciones de voz totalmente informales y sin un interés real, fotografías de banderas e incluso sobre datos del navegador de búsqueda de los ordenadores de uso personal, en los que encontraron ‘’memes’’ y viñetas satíricas.

Todas estas rocambolescas acusaciones se han visto apoyadas mayoritariamente por las declaraciones de un ex militante del partido que, tras su vuelta de Siria, debido a su temor en cuanto a las consecuencias judiciales de su “viaje”, ha tratado de reducir su condena a través de la colaboración abierta con la Brigada de Información española.

La tenencia de armas y explosivos por la que se acusa a los dos implicados se fundamenta en el hallazgo por separado de mechas, artefactos pirotécnicos, un kilo de potasio de nitrato, tres paquetes de azúcar, rollos de alambre y cordón rígido, en la que la propia fiscal ha dicho que “carecen de propiedades explosivas”, pero que, mezclándolos entre sí, pueden realizarse con ellos ‘’artefactos explosivos’’. Los elementos más cercanos a instrumentos letales o artefactos realmente peligrosos para la seguridad ciudadana fueron diferentes pistolas de Airsoft halladas en los registros de las propiedades de los denunciados.

PML (RC)
Este juicio tiene su base en la marcha anteriormente mencionada de dos miembros de Reconstrucción Comunista en la Navidad de 2014 a Siria, para combatir personalmente al Estado Islámico sobre el terreno. A su retorno, fueron detenidos, y en enero de 2016 otros 7 miembros del Partido, junto a Roberto Vaquero, Secretario General del Partido y acusado de liderar una banda criminal, y un hombre del Kurdistán que simpatizaba con la organización.

La acusación más grave que hay contra los juzgados por parte de la Audiencia es que ‘’ existía una vinculación entre Reconstrucción Comunista y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) ’’, el cual está en el punto de mira de la Unión Europea como organización terrorista, lo cual han rebatido los miembros del colectivo, alegando que ‘’su solidaridad fue con el pueblo kurdo, las YPG y el MLKP’’, los cuales ninguno de ellos entra en la lista de organizaciones terroristas o bandas criminales.
Durante toda esta semana hasta el jueves continuará el juicio, el cual dio inicio a las 10:30h de la mañana del lunes.