La Audiencia Provincial de Madrid ha decidido que el exconsejero delegado, Fermín Oslé, de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) de Madrid, y el apoderado de la empresa de vivienda, Fidere Alfonso Benavides, vayan a juicio por una presunta venta irregular, llevada a cabo en la época de Ana Botella, la cual afectaría a 1.860 viviendas públicas que fueron subastadas al fondo de inversión Blackstone.

Se les investiga por la presunta comisión de delitos de prevaricación administrativa, malversación de caudales públicos y fraude. Así consta en un auto, que los magistrados de la Sección 30 acuerdan desestimar los recursos contra el auto por el que el juez transformó las diligencias en procedimiento abreviado para llevarlo a juicio tras la conclusión de la investigación.

Los magistrados revisan si la negociación previa y la transmisión “se llevó a cabo realizando los principios aplicables a la contratación pública y no mediante la creación de una mera apariencia de concurrencia libre”, que no real “de eventuales compradores de la que se obtuviera el mejor precio posible en la vista de las circunstancias del mercado en ese momento”.

“A tal efecto, no puede desconocerse que no hubo una concurrencia de eventuales compradores con carácter público ni una fijación previa del valor de los inmuebles desde el inicio del proceso de venta, salvo una valoración de los activos realizados por una consultora después de conocer una oferta de Blackstone”, recoge el auto.