Jeanine Áñez, autoproclamada presidenta interina de Bolivia, decidió derogar el pasado jueves 28 el Decreto Supremo 4078, aprobado el 15 de noviembre, el cual eximía de responsabilidad penal a las FFAA del Estado frente a sus actuaciones para contener las protestas populares que comenzaron tras la dimisión forzada del presidente Evo Morales.

Este polémico Decreto, en su artículo 3, establece que policía y ejército “estará exento de responsabilidad penal cuando en cumplimiento de sus funciones constitucionales actúe en legítima defensa”, lo cual fue duramente criticado por los representantes sociales de Bolivia y del MAS, que no reconocen a Áñez como presidenta al considerar que ha subido al poder mediante un golpe de Estado.

La autoproclamada presidenta ha basado su decisión de retirar el Decreto en que ya se ha conseguido pacificar el país tras las complicadas jornadas que se vivieron en El Alto, Cochabamba y Santa Cruz.