Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ha afirmado que este lunes “ya empiezan a ponerse en marcha todas las contrataciones”, en “tres niveles, de médicos de Atención Primaria, de técnicos de Salud Pública y, sobre todo, de mejora de la red de diagnostico por PCR”.

Así lo ha señalado en una entrevista en Onda Madrid, en alusión a las medidas que esta adoptando la Conserjería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para poder solicitar pasar a la Fase 1 el lunes que viene, cuando el Ministerio de Sanidad haya habilitado el plazo de presentación del informe.

En cuanto a las pruebas PCR, ha destacado que ahora mismo se hacen 11.000 diarias y que van a aumentan a 15.000, con el objetivo de “seguir creciendo” para llegar a todos los casos sospechosos de coronavirus y sus contactos. En relación a las contrataciones, ha repetido que, en Atención Primaria, entre sanitarios y no sanitarios, ascenderán a 685, y que la red de técnicos de salud públicas, que se van a encargar del seguimiento epidemiológico, se aumentará en “varias fases”, con “un horizonte de 400 aproximadamente”.

Ruiz Escudero ha explicado que el Ministerio no ha cuestionado “las capacidades de Madrid, que permitían perfectamente cumplir esa posibilidad en cuanto a las camas de hospitalización y las camas de UCI en caso de que se produjese un nuevo repunte de la epidemia”, que “era la condición básica”.

Sin embargo, según ha señalado, el Ministerio insistió “sobre todo” en mejorar el seguimiento de casos, lo que ya estaba dentro de las prioridades de la Comunidad de Madrid, ha añadido, para apuntar que tenía previstas las contrataciones para este lunes, coincidiendo con la entrada en la Fase 1.

“Desde el Ministerio querían que tuviésemos con más entrenamiento ese seguimiento de los casos sueltos y de todos sus contactos”, ha añadido.“Capacitados para pasar a la Fase 1 creíamos que estábamos ya para este lunes”, ha añadido el consejero, quien ha reconocido que al inicio tuvieron “dudas” por haber sido “la región más golpeada”, pero que “después de hacer un análisis profundo y valorar todos los informes”, consideraron que “Madrid superaba con creces los indicadores”.

Ha reiterado que el punto mas crítico eran las camas de UCI, que el Ministerio pide entre 1,5 y 2 camas por cada 10.000 habitantes, lo que se traduce en “1.470 camas de UCI para pacientes de COVID-19 positivos” y llegó a disponer de 1.900 camas funcionales, y en el pico más alto se alcanzaron las 1.420.