La Delegación del Gobierno ha dado el permiso para la celebración de la manifestación convocada por Vox este sábado en Madrid, en protesta contra la gestión del Gobierno ante la crisis del COVID-19 y pidiendo su dimisión.

La protesta consistirá en una marcha de vehículos con una persona en el interior, los dirigentes de Vox estarán a la cabeza. Han asegurado que se cumplirán las medidas de seguridad para impedir el contagio y las condiciones impuestas por Sanidad, ya que no se efectuará la protesta fuera de los vehículos y no habrá contacto entre los asistentes.

Así, la convocatoria comenzará este sábado al mediodía en la plaza de Cibeles, siguiendo por Colón, la calle Goya y bajando por la calle Serrano y Alcalá para volver a Cibeles en el caso de Madrid. Antes la Delegación de Madrid había prohibido otras manifestaciones convocadas tras el inicio del estado de alarma por La Falange o la Coordinadora del 25S. Aunque han pasado unas semanas y Madrid no está en la fase 1, el Alto Tribunal justifica que esta decisión se ha tomado por la “necesidad de evitar la difusión de la pandemia con sus secuelas de contagios, fallecimientos y enfermos”.

Estas manifestaciones han sido aprobadas en toda España tras pasar los filtros de las distintas delegaciones y el análisis de informes de la Policía, la Abogacía del Estado y la Consejería de Sanidad. La única excepción es Cataluña debido a una medida aprobada con las protestas tras la sentencia del procés, a pesar de esto Vox ha recurrido para que se pueda celebrar.