Este lunes 2 de marzo comenzarán de nuevo las negociaciones del Expediente de Regulación de Empleo de la planta de Opel/PSA en Figuerelas, Zaragoza, para expulsar a los trabajadores nacidos en 1959, 461 en total.

La última reunión tuvo lugar el 20 de febrero y en ella se modificó la franja de edad que afectaría a los trabajadores de la planta, fijándola entre los 61 años y 6 meses y los 61 años y 9 meses, con 18 y 15 mensualidades de indemnización respectivamente. Por su parte, los sindicatos han reclamado rebajar el número total de trabajadores afectados y mejorar la compensación de aquellos que elijan la extinción del contrato.

Por ahora la compañía no ha accedido a cumplir esos términos aunque sí se ha mostrado dispuesta a valorar la propuesta de mejora de la modalidad de contratación que sustituiría los contratos temporales de circunstancias de la producción por contratos de obra y servicio con los que los trabajadores podrían permanecer más de un año en la planta.

Este ERE forma parte del plan iniciado el año pasado con los nacidos en 1958 de acuerdo con el Convenio Colectivo firmado en 2018, cuyo objetivo es el de “rejuvenecer la plantilla, reducir costes y mejorar la competitividad de la planta en general”. Los sindicatos acordaron adecuar la plantilla a las necesidades técnicas de forma que la situación económica de la empresa no se viera resentida y se utilizaran de forma más eficiente los recursos.