La empresa CENYT (Club Exclusivo de Negocios y Transacciones) se benefició de un pago mínimo de 211.750 euros por parte de la entidad bancaria BBVA a cambio de realizar “trabajos de investigación” a Ausbanc, como resultado de una supuesta extorsión de Luis Pineda a BBVA, los cuales querían publicitarse en las publicaciones de Ausbanc.

Las cifras de dinero recibidas por la empresa CENYT podrían duplicarse, ya que un año después se realizó otro pago con la misma cantidad cambiando el concepto, así como dos pagos de 30.000 euros por un supuesto pago de un contrato de 2014.

Este caso se engloba dentro de la macrocausa “Tándem”, que está siendo llevada por la Audiencia Nacional, y ha supuesto que BBVA declarase los pasados 20 y 29 de noviembre como persona jurídica, teniendo que ir Adolfo Fraguas, el encargado legal, a declarar nuevamente el día 11 de diciembre.

El mismo Pinera ha declarado como acusación, ya que considera que fue a raíz de ese encargo que se dio la denuncia anónima contra él, comenzando la operación Nelson, a partir de la cual ha pasado tres años en prisión preventiva, teniendo que pasar por los tribunales nuevamente a comienzo de 2020.

Ausbanc fue acusada de ejercer como una entidad con fines lucrativos, en lugar de como una asociación de consumidores, y de extorsionar a grandes empresas y bancos para que realizaran grandes pagos en negro. Junto a Ausbanc también fue condenado el presidente de Manos Limpias, Miguel Bernard, acusado junto a Pinera de extorsión, estafa, blanqueo de capital y organización criminal.

A raíz de la conexión Villarejo-BBVA, Pineda y su defensa han aprovechado para cuestionar la validez del proceso judicial en su contra, aunque la Audiencia Nacional sostiene la legitimidad del mismo, ya que BBVA , que retiró la acusación particular contra Pinera en julio, solamente es una de las muchas entidades que se vieron afectadas por la supuesta extorsión.