A pesar de que PSOE, Más Madrid y VOX han votado en contra, los seis votos del Partido Popular y Ciudadanos han sido suficientes para que la EMVS no recurra ante el Supremo la absolución de la ex alcaldesa y parte de su equipo  por la venta de viviendas a fondos buitre.

El Tribunal de Cuentas condenó a Botella y a parte de su equipo a pagar 25,7 millones de euros tras haber vendido 1.860 viviendas públicas protegidas, por debajo del precio de mercado, a un fondo buitre.

 Sin embargo, posteriormente, la Sala de Enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas revocó la condena y, el viernes, la que fuera alcaldesa de Madrid, quedó del todo blindada.

Botella era alcaldesa cuando, desde el Ayuntamiento de Madrid, se decidió esta venta y el Tribunal de Cuentas concluyó que el Gobierno municipal vendió estas viviendas por 25,7 millones menos de lo que valían, incurriendo así “en una negligencia grave”.

Sin embargo, con lo decidido gracias a los votos del PP y Ciudadanos, el Consejo de Administración de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) aprobó no recurrir ante el Supremo esta venta.

El presidente de la EMVS y concejal de Vivienda, Álvaro González, ha reiterado que “no se han encontrado argumentos jurídicos” en las explicaciones de PSOE y Más Madrid para apoyar la interposición del recurso de casación. 

Además, ha defendido que la no presentación del recurso se sustenta en tres informes: el primero fue emitido por los letrados del Ayuntamiento, un segundo informe procedente de un “prestigioso” despacho de abogados y un tercer informe jurídico de la EMVS. 

Además, ha continuado explicando que “en el pasado pleno pedí que se expresaran con claridad en los argumentos jurídicos y eso no se ha producido”.

“Ha sido la crónica de una muerte anunciada”, ha lamentado a la salida del consejo extraordinario la portavoz de Desarrollo Urbano del PSOE y consejera socialista de la empresa, Mercedes González.

“Hoy han vestido al muerto y veremos quién carga ahora con él”, ha concluido.