Alrededor de 50 centros concertados de la Comunidad de Madrid han sido investigados por la CICAE, la cual ha demostrado que las cuotas “voluntarias” que se piden a las familias acaban siendo obligatorias. De otro modo los menores se quedan sin realizar determinadas actividades o deben ser recogidos del colegio a la mitad de la jornada escolar.

La Asociación de Colegios Privados e Independientes (CICAE) y la Fapa Giner de los Ríos han llevado a cabo un estudio, llamado Estudio de precios de Colegios Concertados, en el que se recogen testimonios de los centros en los que se reconoce el carácter de obligatoriedad de las cuotas “voluntarias” que se piden a los padres.

En concreto, de los 50 centros privados sostenidos con fondos públicos que se han visitado en la Comunidad de Madrid, en el 90% de los casos el pago de las cuotas era obligatorio, y el pago medio de éstas se sitúa en 153€, cantidad que puede aumentar si se le añade la cuota complementaria y el comedor. Según señala el informe, los centros podrían dividirse en cuatro grupos en función de las repercusiones que tiene el hecho de no pagar las cuotas.

Se encontrarían los que excluyen a los alumnos, los que no dan opción a no pagar, los que son flexibles y en los que es una cuota realmente voluntaria. No obstante, de estas dos últimas categorías encontramos 6 de los 50 estudiados.

Cabe señalar que el estudio se ha centrado en estudiar colegios que fueron construidos a partir del 2001, después de que se produjera la cesión de suelo público, independientemente del proyecto de centro que se fuera a llevar a cabo. Además, en la mayoría de casos son centros conservadores y que, además, fueron utilizados por Granados (exconsejero de Aguirre) para conseguir sus mordidas.