La Fiscalía anticorrupción ha pedido a José de la Malta, magistrado titular del juzgado de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, que cite a declarar como imputados a doce miembros del partido político Convergencia Democrática de Cataluña (CDC).

Estos cargos atañerían una serie de donaciones al partido presuntamente relevantes, entre los años de 2008 y 2015, que la Guardia Civil considera podría entrañar una presunta trama irregular.

La Fiscalía apoya su acusación en el análisis de las donaciones a CDC y sus fundaciones, realizados por la Guardia Civil del Libro Diario y el Libro Mayor incautados en un registro en las instalaciones del partido el pasado 2015.

De este análisis se extrae que, según achaca la Fiscalía, la formación política utiliza de forma conjunta los ingresos recaudados por Catdem y Forum Barcelona como propios, además de haberse encontrado lo que se consideran desplazamientos del dinero “sospechosos” así como una serie de donaciones que podrían entrañar desfalcos o algún tipo de irregularidad.

Esta solicitud, de llevarse a término, sentará en el banquillo por un presunto delito de blanqueo a altos cargos de la formación, como Jordi Jané, Felip Puig, ambos ex consejeros de interiores, a la exsenadora y actual alcaldesa de Calella, Montserrat Candini, al parlamentario catalán y ex presidente de Forum Barcelona, Victor Vila i Giró, a Pere Macias, ex diputado nacional por Barcelona y a Irene Rigau, ex consejera de Educación.

Además, la Fiscalía también ha solicitado que se cite en calidad de investigados a Jordi Moltó, ex alcalde de Sallent, a Carles Flamerich, ex director general de Telecomunicaciones de la Generalitat, a Gloria Renom, exdiputada autonómica, a Xavier Crespo, exdiputado regional, a Eduard García director de los servicios territoriales de Cataluña central, y Marc Guerrero i Tarragó, a la cabeza del grupo liberal de CDC y también empresario.

Estos miembros del partido, investigados por la Fiscalía, realizaron donaciones a la formación de hasta 3.000 euros en distintas ocasiones, en ese periodo de 2008 a 2015, y todos los señalados habrían hecho las donaciones el último trimestre del año.

Esta coincidencia de las donaciones, entre los investigados, que en algunos casos podrían incluso coincidir en día, junto con la conclusión de la Guardia Civil de que se compensan las cantidades aportadas entre personas particulares y empresas, han dado pie a considerar que dichas aportaciones responden a un patrón.

Dicho patrón de movimientos sospechoso, podría responder a una presunta actividad coordinada “a través de la cual el partido ingresa y justifica fondos de origen desconocido al amparo de donaciones realizadas por particulares”.

En cuanto al origen del dinero, la Fiscalía también propone una respuesta: “Al respecto hay dos explicaciones, en abstracto. La primera, que cada uno de los donantes haya decidido aflorar dinero en efectivo, no declarado. La segunda, que el dinero en efectivo, no declarado, procede del propio partido político”.