La acusación definitiva de la Fiscalía Anticorrupción después de casi nueve meses es el aumento de la petición de penas contra parte de los procesados. Esta nueva acusación parte de añadir el delito de falsedad documental al ya existente, el de estafa de inversores.

El nuevo delito aumenta la pena de prisión de Rodrigo rato -expresidente de Bankia- de cinco años y medio a ocho y medio. 

Además, la acusación se ha ampliado a diez personas más, a parte de los tres exadministradores de la entidad ya acusados anteriormente: Rodrigo Rato, José Luis Olivas y José Manuel Fernández Norniella. Francisco Verdú, acusado anteriormente por estafa a inversores, ha sido absuelto de este delito, pero ha pasado a ser acusado de falsedad contable.

Las cuentas presentadas en 2011 reflejaban un beneficio de 309 millones de euros, pero un año después, con el cambio de presidente de Rato a José Ignacio Goirigolzarri, apareció una pérdida de 2.979 millones tras la reformulación después del rescate.

Tras haber hecho público el giro dado en el ‘caso Bankia’ las acciones del banco han llegado a caer hasta un 3,5% durante la mañana.