La Fiscalía del Tribunal Supremo ha pedido al magistrado Pablo Llarena que solicite al Parlamento Europeo la suspensión de la inmunidad del expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el exconsejero Toni Comín.

El ministerio público pide además al Supremo que mantenga todas las medidas cautelares vigentes. Tras hacerse pública la sentencia del Tribunal europeo sobre Oriol Junqueras, el juez Llarena, instructor del caso contra el procés, pidió a las acusaciones y las defensas que se pronunciaran sobre cómo afectaba a ambos dirigentes independentistas el fallo del TJUE y si debía suspender las medidas cautelares vigentes contra ellos.

En un escrito presentado este lunes en respuesta, el ministerio público se opone a que se levanten ninguna de estas medidas. Según la Fiscalía, la orden nacional e internacional de detención y la declaración de rebeldía solo podrán dejarse sin efecto cuando comparezcan voluntariamente o sean entregados por las autoridades belgas para responder por los cargos que se les atribuyen.

En un escrito presentado por la Fiscalía del propio Tribunal Supremo, este ministerio público solicita al juez Llarena que comunique cuanto antes el mantenimiento de las medidas cautelares sobre los acusados a la Eurocámara, con el objetivo de salvaguardar los fines del proceso judicial.

Del mismo modo, solicita también que se informe al juez encargado de tramitar la euroorden en Bélgica de que se ha pedido al Parlamento Europeo la suspensión de la inmunidad.

En principio, este procedimiento debería dejar sin efecto los plazos de la resolución de la entrega de Puigdemont y Comín, para cuya validez la justicia belga debería esperar hasta que el Parlamento Europeo decida sobre la inmunidad de ambos eurodiputados.