El Gobierno autonómico de Andalucía acaba de exigir a la federación andaluza de UGT que devuelva 18 millones de euros (12,5 por el importe de la subvención y el resto de los intereses) por cursos que el sindicato no ha justificado de forma correcta.

Esta reclamación se suma a otras abiertas por la Junta de Andalucía que todavía están en trámite y que suman un total de 40 millones. Esta cifra se asemeja al volumen del presunto fraude detectado por el poder judicial, el cual investiga la supuesta trama para financiarse de forma irregular con las subvenciones que se le concedían al sindicato.

El origen de las reclamaciones se remonta a 2013, cuando se publicaron los desmanes contables de este sindicato con ayudas públicas. Los más destacados fueron las cenas con barra libre en la caseta de UGT en la feria de abril y los 700 maletines que se regalaron a los asistentes a un congreso regional.

Las cifras más altas, en cambio, corresponden a los cursos de formación, que podrían oscilar entre los 8 y los 12 millones. Entonces, se abrieron varios expedientes para solicitar la devolución de las subvenciones que no se habían destinado a los fines previstos. La Consejera de Empleo acaba de comunicar al sindicato otra cuantía de 18 millones, por las ayudas a la formación y los intereses acumulados.

Desde UGT-A han anunciado que llevarán el caso a los juzgados, ya que aseguran que han demostrado que todos los cursos del programa destinado a desempleados se realizaron. En total se trataba de 341 cursos a 4.530 alumnos de los que el 58% consiguió trabajo temporal o incluso un millar para más de seis meses. Aseguran que los motivos para desestimar su recurso de reposición en este expediente de reintegro son cuestiones formales de carácter administrativo.