El número de muertes debido a drogas aumenta hasta doblarse el del año pasado.

En el año 2018 las muertes en prisión debido a las drogas llegó a los 62 fallecimientos, cuando en el año anterior, la cifra se encontraba en 28. 

Como vemos las drogas son un problema de primera orden en las prisiones, que el número de muertos por este motivo hayan aumentado tanto en tan solo un año indica que hay serios problemas en las cárceles y que los responsables no solucionan.

En las cárceles de Madrid se registraron 25 muertes; 24 ocurrieron en los centros de Sevilla, seguidos de 16 en Cádiz y 11 en Alicante.

Junto a este tipo de muertes también han aumentado las muertes por suicidio en las cárceles, y el aumento ha sido de un 20%, pasando de 27 suicidios en 2017, a 33 en 2018.