Según advierte la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), España está viviendo una fase de debilitamiento económico y, sin embargo, calcula un crecimiento estable de los países más ricos.

Según la lectura de los compuestos de indicadores líderes, España bajó el mes de agosto a los 98,58 puntos frente a los 98,8 puntos del mes anterior. Esto indica otro descenso, el cual representa el peor resultado desde junio de 2013. 

Este descenso del 0,22 supone una caída que duplica la que se dio en la eurozona, siendo ésta del 0,10. Comparado con un año atrás, España ha vivido un retroceso de 1,37 puntos, un poco menos que la media de los países de la eurozona (1,38), pero mucho mayor que la pérdida de la media de los países integrantes de la OCDE (1,10).

De las mayores economías del euro, quitando a España, solo Alemania ha mostrado indicios de retroceso en su crecimiento económico. Francia ha aumentado su crecimiento. También se ha visto afectada la economía de los EE.UU, teniendo un retroceso del 0,10.

Por último, destacar que el índice compuesto de indicadores líderes está diseñado para anticipar puntos de inflexión en la actividad económica relativa a la tendencia durante los siguientes seis a nueve meses.