Este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decidido que el brote de ébola en la República Democrática del Congo (RDC) continúe siendo considerado como una emergencia sanitaria internacional, tras los últimos fallecidos detectados a pocos días de que el país declarara el fin de la epidemia.

El Comité de Emergencia del organismo ha indicado que “si bien hay un riesgo bajo de propagación internacional del ébola, la situación sigue siendo una emergencia sanitaria internacional que requiere coordinación y apoyo internacional”. De esta manera, ha recomendado a RDC que intensifique las actividades de supervisión e investigación de los casos recientemente detectados y que se expanda el uso de la vacuna en las poblaciones de alto riesgo.

Además, el Comité de Emergencia de la OMS ha abogado por “seguir fortaleciendo la infraestructura sanitaria contra el ébola” y “reforzar los mensajes en las comunidades sobre el potencial resurgimiento del virus”. Debido a esto, ha recomendado a los países en riesgo que “sigan preparados para hacer frente a futuros brotes de ébola” y ha solicitado a la OMS que “mantenga el apoyo a la investigación y respuesta a este brote de ébola”.

Finalmente, ha reclamado a la OMS que “continúe su trabajo con países y socios, incluida la industria, para establecer y mantener una reserva mundial de vacunas contra el ébola y lleve a cabo evaluaciones y anime el desarrollo de otras vacunas candidatas que pueden proteger a los trabajadores sanitarios y las poblaciones en riesgo”.

RDC y el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, confirmaron el viernes un nuevo caso de ébola en la ciudad de Beni, un hombre de 26 años. Tanto este paciente como una niña de once años ingresada en el mismo centro de salud ha fallecido en los últimos días por el virus. Esta situación ha llevado al cierre de dos centros médicos a los que acudió el paciente y la puesta en cuarentena de todo el personal sanitario, según ha informado la emisora congoleña Radio Okapi.

Las autoridades congoleñas esperaban declarar el fin de la epidemia este lunes, cuando se cumplían 42 días sin nuevos casos desde el ultimo alta para dar el brote por concluido. Desde que comenzó el brote se han detectado 3.456 casos de ébola, como principales focos las provincias de Ituri y Kivu Norte, con un total de 2.276 fallecidos, una tasa de mortalidad del 66%.