El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha mostrado su descontento con la propuesta del Ministerio de Trabajo para gestionar la situación provocada por el coronavirus.

“No tiene nada que ver que paguemos la baja por una enfermedad que porque alguien diga que se vaya a casa pero no esté enfermo”, ha asegurado Garamendi. Considera “un error” que se le de la categoría de baja temporal a los aislados por la enfermedad y ha advertido que esto puede tener “graves consecuencias” para la economía a nivel nacional e internacional.

El presidente de la patronal de empresarios ha alertado sobre el posible cierre de numerosas empresas por no poder hacer frente a los pagos de las bajas de los trabajadores, así como de la paralización de la producción, sobre todo de la manufactura. Por otra parte, ha elogiado la labor del Ministerio de Sanidad por su actuación “transparente, sensata y responsable” pero ha señalado que la guía del Ministerio de Trabajo es contradictoria, confusa y alarmista.

“Hay una enfermedad económica” y “puede haber un problema real económico que habrá que arreglar”, ha manifestado Garamendi. El Gobierno tendrá que afrontar los retos del coronavirus y de coordinar todas las informaciones publicadas de manera oficial para minimizar los efectos económicos negativos que se pueden producir ante la crisis sanitaria.