Este primer trimestre del 2020 las listas de parados se incrementaron en 121.000 personas, mientras que la ocupación disminuyó en 285.600 empleos.

Estas cifras nos dejan con las peores tasas de desempleo desde hace ocho años. A la salida de marzo la cifra total de personas en situación de desempleo era de 3,313.000 y el número de personal asalariado era de 19681.300. El INE informa así de que, en total, este primer trimestre la ocupación bajó en 285.600, sin incluir los trabajadores que sufren ERTEs situando así la tasa de desempleo en un 14’41%, experimentando una subida de seis décimas solo este trimestre.

Esta es la cifra más alta desde 2013, así como también lo ha sido el descenso de puestos de trabajo de este trimestre, desde el último ejercicio de 2013 donde se destruyeron más de 309.200 puestos de trabajo. La destrucción de empleo se ha enfatizado en el sector temporal, según ha subrayado el Ministerio de Economía y Empresa en un comunicado, el total de trabajos destruidos este primer trimestre fue de 286.000; 255.300 de estos despidos eran contratos temporales y 30.700 contratos indefinidos.

El sector privado registró 280.300 empleos menos, frente al sector público que registró una bajada de 5.400 puestos de trabajo. Y la cifra de ocupados a tiempo completo bajó 189.000 personas contra los contratos a tiempo parcial que experimentaron un recorte en 96.600 bajas.