Desde la aplicación del estado de alarma en España, publicada en el BOE la pasada noche del sábado, las autoridades podrán sancionar a quienes lo infrinjan con la conocida como ley mordaza.

Desde esa misma noche todos los cuerpos de seguridad, incluidos los locales están bajo el mando de Fernando Grande Marlaska, Ministro del Interior y será este ministerio el que coordine la ejecución del Real decreto para frenar el contagio del Covid 19.

Los cuerpos policiales, ateniéndose a la Ley de Seguridad Ciudadana de 2015, recurrirán al artículo 36.6 de la ley mordaza, según el cual las infracciones graves serán sancionadas con multas de entre 601 y 30.000 euros.

Además esta ley, que fue muy controvertida y criticada por este mismo ministro quien prometió derogarla dentro del gobierno del PSOE-Unidos podemos, incluye penas por “la desobediencia o la resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito, así como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o de sus agentes o la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación”.

Además, otro artículo que podrá ser aplicado será el 556 del código penal, que incluye el delito de atentado contra la autoridad, así como contempla penas de entre 3 y meses o hasta 18 meses de multa a todos aquellos que “se resistieren o desobedecieren gravemente a la autoridad o sus agentes en el ejercicio de sus funciones, o al personal de seguridad privada, debidamente identificado, que desarrolle actividades de seguridad privada en cooperación y bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”.