Una posible unión entre Bankia y Sabadell tendría un coste aproximado de 700 millones de euros para el Estado, por lo que, tras analizar los posibles resultados, por parte del Bank of America han concluido que a los precios no les sería ni de cerca favorable.

A los precios de día de hoy de cotización, BofA cree que Bankia tendría que sumar a su capital cerca de 7.900 millones de euros para comprar a Sabadell. De esta cantidad, se necesitarían cerca de 2.400 millones para el llamado “fresh equity” y cerca de 5.500 millones corresponderían a las personas con acciones de Sabadell, con una cuota de 0’56 acciones de Bankia por una del banco catalán.

Para sostener la actual situación, con un 49% de Bankia y un 51% de la entidad catalana, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) perteneciente al Ejecutivo Nacional, tendría que respaldarlo con un 30%, lo que sería una cifra aproximada de 2.400 millones de euros de los españoles.

Según lo establecido por Bank of America, “los impactos financieros que estimamos sugieren que fusionar Bankia y Sabadell a los precios de hoy estaría lejos de ser convincente para el FROB”.

Pese al largo estudio realizado sobre esta posible situación, la financiera estadounidense ha señalado que no valora sobre la probabilidad de que se de dicha situación. En esta transacción, el costo de la reestructuración sería aproximado al 230% de las sinergias de costes. De igual manera, provocaría un gasto del 10% de las ganancias de Sabadell, sin incluir a TSB, durante dos años.

La posible compra de Bankia provocaría una subida del 2% de ganancia por cotización del Sabadell y una disminución del 30% de la liquidez anual de Bankia que se le espera en 2022.

La condición para que esta acción fuese neutral para la liquidez de Bankia, este tendría que pagar cerca de 0’3 euros por acción del banco catalán, lo que sería un 70% menos de su valor de cotización actual.

La unión entre ambas entidades podría provocar la clausura de 600 oficinas bancarias de las dos financieras, ya que las 4.000 oficinas que poseen ambas entidades tienen una cuota de solapamiento del 15%. Actualmente, suman 4.126 oficinas en el territorio nacional, el 17% del total del mercado, en septiembre del año pasado.

En esta posible unión, el estudio prevé que la cuota mínima del 15% sería el cierre de 619 oficinas. Cinco provincias suponen el 55% del conjunto de oficinas. Madrid cuenta con un 20%, seguidos de Barcelona con un 13%, Alicante con un 7% y Murcia con otro 7%.

Al mismo tiempo, BofA ha disminuido la cotización de las acciones de Bankia de 1’9 a un 1’5, lo que es una bajada del 21%, y profundiza en el consejo de “infraponderar” el valor de estas acciones.

La financiera ha subrayado el descenso de los préstamos, que no es una buena noticia, en España. También ha valorado positivamente el esfuerzo de la gestora Bankia AM en 2019. ​Sin embargo, ha señalado que una caída de los ingresos netos por intereses de un 1% forzaría al banco a aumentar los ingresos tanto provenientes de los seguros, como de la gestión de activos en un 6%, o a cobrar un 25% más por las cuentas corrientes para mantener sus ingresos, lo que complicaría mucho la competitividad.​