Carmen Calvo, la primera Vicepresidenta del nuevo Ejecutivo y secretaria de Igualdad del Partido Socialista, ha arremetido contra la ultraderecha, tildándola del “viejo fantasma del fascismo”, que pretende echarle la “culpa” al feminismo de “desmontar el país con sus exigencias de derechos y libertades”

Estas declaraciones de la dirigente socialista, durante la presentación de la Escuela de Pensamiento Feminista Elena Arnedo, han sido en clara referencia a la plana política conservadora, ha hablado de ese “viejo fantasma” que se enmascara “como nuevo bajo la ultraderecha” y que pretende imponer sus ideales y a toda costa “mantener la unidad de España”.

Más concretamente, la vicepresidenta ha arremetido contra Vox, el PP y Ciudadanos acusándolos de presentarse como quienes defienden “la bandera de la libertad”, mientras que para la dirigente de Sánchez, es más la “libertad en singular” sólo para ellos. “Pero el PSOE plantea lo contrario, las libertades y la diversidad de todos”, ha contrastado.

Calvo ha apoyado gran parte de su discurso en el contraste con lo nuevo y lo viejo, ha señalado las ideas de la derecha como procedentes de la “antigüedad” acusándoles de creer que la mujer y su cuerpo “es el que puede ser vendido, comprado, alquilado y asesinado”. En esta misma línea ha argumentado que se ha de saber “ver lo falsamente nuevo porque no hay nada nuevo en ellos”.

Calvo también ha hablado de la estrategia de la derecha como “el truco”, de vender” la libertad como una gran modernidad” y de que ello no es “nada nuevo”, sino que “vuelven a ser lo mismo y por eso dicen que España es suya y como ellos dicen que tienen que ser y culpan a los ecologistas y a las feministas de que estamos desmontando España con las exigencias de nuestros derechos y libertades”.

Por último, la vicepresidenta del Gobierno de Sánchez-Iglésias ha finalizado diciendo que su partido se opondrá a quienes se rigen en “negar el cambio climático y la violencia de género” porque este año se trata de “volver a ser radicalmente defensores de la igualdad porque la igualdad es la justicia, que es lo único que pretende hacer un socialista”.