Así lo ha declarado la última publicación de Forbes, que recoge la lista de los 100 españoles más ricos del mundo. Cabe destacar que entre 100 personas reúnen 148.200 millones de euros, un 1% más que el año anterior, y sin contar las acciones transferidas a fundaciones.

Además, solo entre los 5 primeros atesoran 78.800 millones de euros, con Amancio Ortega a la cabeza, quien posee más de la mitad de dicho patrimonio, que ha percibido un aumento del 8,6% en un año, hasta alcanzar los 63.000 millones de euros.

Le sigue su hija Sandra, con 6.500 millones, y después podemos encontrar personajes como Rafael del Pino Calvo-Sotelo (presidente y principal accionista de Ferrovial), Miguel Fluxá Rosselló (presidente de la caden hotelera Iberostar) o Juan Roig (presidente de Mercadona), Alicia Koplowitz, Florentino Pérez… Ha sorprendido la caída de la lista de Ana Botín, presidenta del Banco Santander, cuyo patrimonio ha descendido en 100 millones de euros por la caída de las acciones de la entidad bancaria en la bolsa.

Algunos deportistas como Rafael Nadal o Fernando Alonso han quedado también fuera de la lista. Wolfgang Kiessling, promotor de Loro Parque, ha desdendido del puesto 87 al último de la lista por las pérdidas en el sector turístico de Canarias a costa del Brexit y por la quiebra de Thomas Cook.