Fuente foto: Sergio Navacerrada

Desde hace algunos años, se puede observar como en varias zonas de Indonesia las grandes empresas han transformado los bosques tropicales en un paisaje monótono de filas de palmas aceiteras. La misma suerte está sufriendo la región de Papúa, que hasta ahora había sido de las pocas zonas a salvo de la salvaje explotación y deforestación por medio de estas multinacionales, que condenan a decenas de países a la producción de materias primas para ellos.

El país encabeza el ranking mundial en lo que respecta a la deforestación y, en los últimos meses, se han contabilizado más de 600 hectáreas destinadas a la producción de aceite de palma.

 

La principal empresa en el sector es PT Megakarya Jaya Raya, la cual provee de aceite de palma a multinacionales como Mars, Nestlé o Pepsico, demostrando que, aunque pretendan ponerse una careta ecológica de cara a los consumidores, todas ellas no dudan en arrasar bosques y zonas con tal de seguir engrosando sus beneficios. Ya no se trata solo del gran impacto que supone para la naturaleza, millones de familias ven cómo su entorno es destruído a la vez que están condenados a trabajar en esta producción con unos salarios que, lejos están de garantizarles unas necesidades mínimas.

 

Estas empresas demuestran que poco les importan las personas; por un lado, como hemos dicho, no dudan en llevar la producción allá donde más puedan explotar a los trabajadores, incluso fomentando un conflicto bélico como en el caso de Papúa; por otra parte, es de sobra demostrado lo nocivo que es el aceite de palma para la salud de los consumidores, hecho ante el cual hacen oídos sordos mientras sirva para poder seguir vendiendo y enriqueciéndose.

Ante la situación, distintos organismos internacionales y partidos supuestamente progresistas hablan de sostenibilidad, de crear alternativas y controlar la producción de las grandes multinacionales. A la hora de la verdad no hacen nada, incluso acaban amparando esta situación, ya que por muchas reformas y controles que se propongan, las empresas acaban teniendo vía libre para seguir sacando más y más beneficios.