“¡Viva León, España y la humanidad!” El mensaje del concejal de Podemos, Nicanor Pastrana, establece el menaje y su fondo de manera testimonial de la controvertida proclama delviernes en la sede del gobierno leonés.

Es un tipo de acto del derecho a la autodeterminación autonómica dentro del marco constitucional, el ayuntamiento exige la independencia de León, de Zamora y de Salamanca de Castilla y León con la intención de establecer una nueva comunidad, llamada la Región Leonesa.

PP y Ciudadanos analizan esta propuesta como resultado del contexto independentista en Catalunya, por su parte el alcalde del PSOE, José Antonio Díez, la argumenta por cuestiones de identidad y económicos.

“Castilla y León se constituyó a pesar de la oposición del pueblo, ayuntamientos, diputaciones e instituciones leonesas, aplicando la dedocracia por Martín Villa, quien obligó a la región leonesa a formar parte de una comunidad absolutamente artificial” aseguró en el pleno municipal el representante de Unión del Pueblo Leonés, Eduardo López Sendino.

El partido regionalista, puso sal en la herida aún abierta del controvertido posicionamiento del en aquel momento ministro del Interior, Rodolfo Marín Villa, en la formación de las Comunidades Autónomas en la transición, que provocó la antigua región leonesa formase parte de la extensa Castilla y León, estableciéndose así 9 provincias.

Cabría otra posibilidad, la llamada autonomía minera, formada por León y Asturias, pero no se aceptó, ya que Villa acordó con el PSOE del principado que en caso de darse la unión provocaría que se multiplicase el conflicto sindical en las minas.

En medio de la revuelta provincial, en el momento en el cual tanto los movimientos regionalistas de Cantabria y Teruel se establecen en el Congreso, en Castilla y León el clima se llena de crispación territorial. El PP pucelano ha solicitado la capitalidad oficial.

De esta manera, desde esta ciudad se ha expresado la mayor crítica sobre el alcalde de León, realizada por el alcalde del PSOE, Oscar Puente, que estableció que el PSOE no comprende “ni palabra de la moción para reclamar la autonomía de la región leonesa”.

La ausencia de sustento en su formación del pensamiento leonesista de Díaz fue criticada por PP y Ciudadanos que no desaprovecharon la situación de relacionarlo con Catalunya.

“Las fronteras siempre traerán fronteras”, expresó el líder de Ciudadanos, Carlos González -Antón. Por su parte el PP y antiguo alcalde, Antonio Silván, señaló a su predecesor de caer “en la estrategia de abrazar los regionalismos”.

El alcalde a fecha de hoy profundizó en la cuesta abajo demográfica de León, del que responsabiliza el centralismo de Valladolid. En los alrededores del consistorio cerca de 300 personas portaban banderas regionalistas en el tiempo que sus representantes, junto a los ediles que la aceptaron, volvían a expresar que su manifestación no tiene similitudes con la catalana.