Los 30.000 beneficiados por la amnistía fiscal se libran de tener que dar explicaciones. El pacto de Gobierno de PSOE y Unidas Podemos deja fuera del programa sacar a la luz quién se acogió a la medida aprobada por el exministro Cristóbal Montoro en 2012.

Los dos líderes habían denunciado “la lista de la vergüenza de Rajoy”, en palabras del mismo Sánchez. Además, el punto 270 del programa electoral del partido de Iglesias trataba de publicar la lista de amnistiados fiscales de los Gobiernos anteriores y prohibir decretar amnistías fiscales en la Constitución.

En el PSOE esa decisión ha generado un intenso debate en los últimos meses, debate que ha ganado el ala más al centro del partido. Por tanto, se ha adoptado el criterio que aprobó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La amnistía consiguió aflorar 225.507 bienes o derechos y supuso una recaudación para Hacienda de 1.191 millones gracias a la Declaración Tributaria Especial. Debido a filtraciones periodísticas se conocen los nombres de los Pujol, Rato, los Franco, Diego Torres, el ex socio de Udangarín como algunos de los beneficiados.

Aún así, ni el Gobierno del PP ni del PSOE ha dado pistas sobre estas ni otras identidades. La Comisión Europea acaba de afear al Gobierno Español el sistema de Montoro para aflorar los bienes en el extranjero: “las sanciones consisten en la calificación de los activos como ganancias patrimoniales, la inaplicación de las reglas normales de prescripción y las multas pecuniarias fijas, constituyen una restricción a las libertades fundamentales. Aunque puedan ser adecuadas para alcanzar los objetivos perseguidos que son la prevención y la lucha contra la elusión y el fraude fiscal, resultan desproporcionadas”.