El Primer Ministro de Italia, Giuseppe Conte, ha anunciado este domingo que los colegios y centros educativos permanecerán cerrados hasta septiembre para evitar nuevos repuntes en un país tan castigado por la pandemia como es Italia.

Conte ha llamado a la calma y la cautela ante el desarrollo de las medidas para contener el virus. “Las escuelas son muy importantes para nosotros, por eso no reabrirán hasta septiembre.” Ha declarado el Primer Ministro después de que el Gobierno decretara el cierre de escuelas y universidades el pasado 5 de marzo.

Las medidas actuales se mantendrán hasta el 3 de mayo y posteriormente se iniciará una nueva etapa en la desescalada que empezará con el retorno de la actividad de sectores estratégicos de producción y manufactura, para ayudar a recuperar a las empresas de exportación que están “en peligro de caerse de las cadenas de suministro mundiales”. Pero, como ha subrayado en su intervención, “soy consciente de las recomendaciones de los expertos sanitarios y tendré en cuenta su consejo a la hora de proceder”.

Italia es de los países europeos que más ha sufrido el impacto del virus, que ha dejado más de 26.000 fallecidos y 200.000 contagiados que aún van en aumento, siendo la zona norte la más afectada.