privilegios familia Franco
Fuente: cuatro.com

El alcalde, Jorge Suárez, declaró el martes que lo primero que harán será “girar los recibos correspondientes”, por lo que realizarán a la familia Franco “un requerimiento de pago” tal y como “contemplan las ordenanzas”. Si la familia Franco no abona la cantidad que pide el Consistorio, el concejal local ha afirmado que “la concesión revertirá a titularidad municipal.”

Hasta ahora, desde que en 1967 se concediese la tumba por considerarlo “hijo ilustrísimo de Ferrol”, el Gobierno había mirado para otro lado y había mantenido este privilegio a la familia del dictador. Este pequeño paso que ha tardado 40 años en llegar, para acabar con los privilegios de la familia Franco, no iguala la fortuna que dejó a sus descendientes directos, una herencia asegurada mediante testamento firmado en el Palacio de El Pardo el 20 de agosto de 1968, cuyo legado les ha asegurado una vida sin problemas económicos de ningún tipo, entre 500 y 600 millones de euros.

La hija del dictador fue la única administradora de dos compañías que tienen un patrimonio de más de 38 millones de euros, Fiolasa S.L.U., que terminó el año de 2002 con unos beneficios de 120.044 euros, a pesar de no haber registrado nada de facturación. De forma que el activo total al cierre del ejercicio ascendía a 20.498.844 euros y Sargo Consulting S.L., que facturó en 2016 la misma cantidad que en 2015, 48.000 euros.

Además, de estas dos compañías, la familia tiene en propiedad un gran número de inmuebles de gran valor, tanto en la capital, como a lo largo de Galicia, donde poseen mansiones y museos gracias a la “labor” fascista de Franco.

Queda aún mucho camino por recorrer para acabar con los privilegios que aún mantiene la dictadura a día de hoy. Mientras tanto, las cunetas que siguen llenas de los cadáveres de miles de hombres y mujeres que lucharon por la libertad en nuestro país, sirven como testigos silenciosos de la mancha de sangre que el franquismo dejó como legado a nuestra historia. A los hijos de quién luchó por la libertad y la democracia nadie les concede privilegios, pero a los hijos de quién aplastó la democracia se le regalan propiedades. Así funciona la doble moral de nuestra democracia.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: FacebookTwitterInstagramYoutube.