El Juzgado de lo Social número 19 de Madrid da la razón sentencia de  la Inspección de Trabajo ,  en la que se determina que los trabajadores demandantes estaban sujetos a una relación laboral  y, por tanto, obliga a la empresa a readmitirlos. 

Nueva sentencia contra la forma de trabajo establecida por varias plataformas dedicadas al reparto a domicilio con una base de trabajadores autónomos: un juzgado de lo social de Madrid ha resuelto que estos repartidores no son autónomos sino asalariados de la empresa Deliveroo.

Entre la acusación se encontraba una plataforma de «riders» y la propia Seguridad Social que, al igual que el juez, consideran que no gozan de la autonomía y características suficientes para ocupar el régimen de autónomos.

“Cabe concluir que en la prestación de servicios de los repartidores afectados por el proceso […] prevalecieron las condiciones propias de la laboralidad”, sentencia el juez. Esto quiere decir que los 537 repartidores que trabajaron para Deliveroo entre octubre de 2015 y junio de 2017 eran asalariados, la empresa tendría que haberlos contratado y dado de alta en el régimen general de la Seguridad Social pagando las cotizaciones correspondientes y no deberían ser autónomos, costeándose ellos mismos las cuotas.

Para llegar a esa conclusión, el juez ha tenido en cuenta que “los repartidores esencialmente han ejecutado un trabajo personal en unas condiciones organizadas y dirigidas por la empresa, que es la única que controla la marca Deliveroo, su aplicación informática y toda la información que se desprende de ella”.

Con esta sentencia termina la primera gran batalla en la guerra por aclarar si los repartidores de las plataformas digitales son asalariados o autónomos. Pero no será la última, la empresa ha anunciado este mismo martes que pretende recurrir el fallo.